Asistencia al Celíaco

La enfermedad celíaca es una patología que afecta al 1% de la población. Se dice que es una condición autoinmune, es decir que el sistema de defensa de los celíacos reconocería como “extraño” o no perteneciente al organismo, al gluten, y produciría anticuerpos o “defensas” contra el mismo. Estos anticuerpos provocarían la lesión del intestino con destrucción o atrofia de su mucosa (capa interior del intestino), produciéndose una alteración en la absorción de los alimentos.
Sin embargo, la mayor parte de ellos no lo sabe por no ser diagnosticada precozmente. Se dice que por cada celíaco diagnosticado, existen ocho sin diagnóstico. Si bien la enfermedad no es prevenible, debemos tener presente que ante cualquiera de los síntomas que se detallan a continuación.
En Niños y adolecentes: diarreas, vómitos, náuseas, fatiga, pérdida de peso, erupciones en la piel (psoriasis, acné), talla baja, retraso en el crecimiento y /o desarrollo, cefaleas, irritabilidad, carencias nutritivas de hierro, calcio, vitaminas D y B12 etc.
En Adultos-Mayores de la 3° edad: vómitos, diarreas, gastritis, osteopenia, osteoporosis, depresión, infertilidad, impotencia, abortos espontáneos, caída de cabello, pérdida de concentración en cantidades mínimas, etc.
¿Tiene cura? Es contagioso? ¿Se hereda?
No tiene cura porque no se la considera como “enfermedad”, sólo tiene una estricta dieta sin gluten dada por un Licenciado en Nutrición, por lo tanto no es contagioso y no se hereda porque es genético.
¿Cómo se diagnostica?
Se diagnostica a través de una consulta al médico gastroenterólogo quien requerirá un análisis de sangre y una endoscopía con biopsia.
¿Cómo identifico los productos “Aptos”?
Gracias a la Ley Nacional N° 25.588 todos los productos, ya sean elaborados, embasados o de consumo

La Obra Social Provincial brindará una cobertura del setenta por ciento (70%) sobre tres kilos de  harinas y Premezclas libres de gluten, por mes, por afiliado y  hasta tanto el Instituto Nacional de Alimentos (INAL), se expida en lo referente a cantidades requerida.

El afiliado deberá encontrarse previamente incorporado al sistema informático a través de la auditoria médica de la Caja de Servicios Sociales,  quien habrá de constatar que el formulario se encuentre debidamente completado junto a la fotocopia de la anatomía patológica.